Putin asegura a Occidente: “No queremos la guerra en Ucrania”. Pero reabre el tema de Donbass

Tras la reunión con Scholz, hay señales de relajación por parte del líder del Kremlin. Pero recuerda el “genocidio” de los ucranianos prorrusos.

Ha asegurado que no quiere una guerra en Ucrania, y ha anunciado que las respuestas de EEUU y la OTAN a las peticiones de seguridad del Kremlin, sobre todo la expansión hacia el este de la Alianza Atlántica, contienen “elementos” sobre los que Rusia “está” dispuesta a trabajar “con Occidente”. Declaraciones, realizadas a la prensa por el presidente ruso Vladimir Putin al término de su encuentro con el canciller alemán Olaf Scholz, parecen encaminar la crisis hacia el diálogo. Más desde el anuncio, llegado pocas horas antes del acuerdo bilateral con el líder alemán, de la retirada parcial de las tropas de Moscú de la frontera ucraniana. Pero aquí termina la buena noticia (o se presume tal), porque en la rueda de prensa Putin abre un nuevo frente de tensiones con Occidente: la situación en el Donbass,

“Según nuestras estimaciones, lo que está sucediendo en Donbass es un genocidio”, dijo el líder del Kremlin. Unas horas antes, la Duma, la cámara baja rusa, había remitido al propio Putin la solicitud formal de reconocimiento de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, en el Donbass, controladas por los ucranianos prorrusos (con apoyo externo de Moscú, según Kiev) y al centro de una auténtica guerra civil que según la ONU habría causado miles de muertos desde 2014 hasta hoy. La petición fue inmediatamente condenada por la UE a través de la voz del Alto Representante Josep Borrell: “Este reconocimiento sería una clara violación de los acuerdos de Minsk”, dijo en referencia a los acuerdos pactados hace ocho años por Alemania, Francia, Ucrania y Rusia. (los llamados “

Esos acuerdos nunca se respetaron, empezando por el punto 1, a saber, el alto el fuego en el Donbass. Moscú y Kiev se han acusado mutuamente, y ahora el asunto podría convertirse en el nuevo nudo a resolver para calmar de verdad las tensiones entre Rusia y Occidente. “Dar seguimiento a la moción de la Duma para el reconocimiento de la independencia” de las repúblicas separatistas de Lugansk y Donetsk, en Donbass, supondría “poner fin al proceso de Minsk, sería una catástrofe política”, advirtió también Scholz. 

La canciller alemana, tras dos días de misiones entre Kiev y Moscú, puede volver a casa con dos resultados no sólo diplomáticos: primero la apertura ucraniana a la OTAN, luego las relajadas movidas del ejército ruso y del propio Putin. Además, destacaba el hecho de que Alemania tenía palancas que jugar para relanzar el diálogo: con Ucrania, Scholz puso sobre la mesa el apoyo financiero de Berlín (y de la UE) y, muy probablemente, garantías sobre el mantenimiento del suministro de gas desde Rusia. (que llegó puntualmente de Putin al día siguiente) y en el proceso de adhesión de Kiev a la Unión Europea. Con Moscú, la canciller tiene una palanca que hasta ahora ha sido más un lastre, pero que también podría resultar un arma de éxito diplomático, el Nord Stream 2.

No en vano, Putin, tras subrayar que este gasoducto es un proyecto exclusivamente comercial, sin connotaciones políticas (ni geopolíticas), recordó cómo incluso en el periodo en el que los precios del gas alcanzaron sus niveles más altos en los mercados mundiales, Rusia seguía abasteciendo de gas a Alemania. y Europa a precios de contrato a largo plazo (por lo tanto sin especulación). Putin aseguró entonces que Moscú tiene la intención de seguir enviando gas a Europa a través del territorio ucraniano incluso después de 2024, cuando vence el actual contrato de tránsito. Tradición: Nord Stream 2 (que evita Ucrania con respecto a los oleoductos actuales) no provocará crisis energéticas para Kiev, según palabras del líder del Kremlin.

Por supuesto, las declaraciones son una cosa, los hechos son otra. La sensación tras la cumbre Putin-Scholz es que se ha abierto una nueva etapa. Rusia seguirá manteniendo sus tropas en la frontera, mientras que EEUU y la OTAN seguirán dando la voz de alarma sobre posibles invasiones a Ucrania. Pero en Moscú Scholz también habló en nombre de la UE, aclarando que la seguridad de Europa “no se puede construir contra Rusia sino en cooperación con Rusia”. “Nos preocupa que haya muchas tropas presentes en la frontera” con Ucrania, añadió, pero “es importante que no haya guerras. Debemos encontrar una solución pacífica abordando todos los temas de seguridad y seguir un proceso de diálogo en reciprocidad”. . “. 

Los esfuerzos diplomáticos “todavía no han terminado”, dijo Scholz. Habiendo resuelto (quizás) el quid de la adhesión de Ucrania a la OTAN, ahora está el Donbass. Mucho dependerá de la voluntad de Putin de dar seguimiento a la solicitud de la Duma para el reconocimiento de los separatistas. Pero incluso en este caso, habría márgenes para evitar un conflicto real. Ya hace semanas, en Washington, había quienes creían probable el estallido de enfrentamientos en la región con los separatistas de las auto proclamadas repúblicas apoyadas indirectamente (es decir, sin enviar tropas) desde Moscú. Y ante esta hipótesis, hay quienes habían asegurado que el presidente estadounidense, Joe Biden, emplearía un golpe menos duro contra Rusia. Es decir, no a fuertes sanciones como las amenazadas hasta ahora al Nord Stream 2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.