Cómo acabará con el covid: 4 escenarios, de mejor a peor

Los desarrollos de la pandemia según un grupo de académicos del Reino Unido

El virus se está desacelerando, con la curva pandémica bajando durante unos días. La confirmación viene no solo de los nuevos casos registrados en los boletines diarios, sino sobre todo de los hospitales: según los últimos datos de Agencias (Agencia Nacional de Servicios Regionales de Salud), el porcentaje de camas de UCI ocupadas por pacientes con Covid-19 El 19 cae al 12% (-1% en 24 horas) en Italia y cae también en diez regiones, entre ellas Lombardía, Marche y Piamonte, como hemos explicado aquí .

Pero, ¿cómo terminará con el covid? ¿Qué debemos esperar? Según varios expertos, avanzamos hacia un proceso de normalización de la pandemia, pasando de una fase pandémica a una posible fase endémica . Es probable que el covid-19 se convierta en una enfermedad similar a la gripe o el resfriado, lo que facilitará la convivencia con el virus, que ya ha mejorado significativamente gracias a las vacunas. Pero aún es pronto para saber cuándo, y eso no quiere decir que no tengamos que preocuparnos más por ello. El principal riesgo es el de una nueva mutación barajando las cartas.

Los 4 escenarios sobre la evolución de la pandemia de covid

El gobierno británico ha pedido a un grupo de académicos que proporcionen una opinión consensuada sobre la evolución de la pandemia. El grupo desarrolló cuatro escenarios, de mejor a peor. “En esencia, la ciencia espera variantes que tienden a ser más transmisibles e intrínsecamente más graves, pero con una gravedad efectiva potencialmente aliviada por intervenciones de inmunidad, farmacológicas y conductuales generalizadas”, explicó Giorgio Gilestro, neurobiólogo y profesor asociado en el Imperial College de Londres. A continuación, los cuatro escenarios sobre la evolución de la pandemia planteados por los estudiosos. Las dos centrales eléctricas se consideran más probables.

  • Escenario 1, la mejor conjetura. Surgen más variantes, pero no hay una evolución antigénica importante, no hay ganancias en la transmisibilidad o un retorno a la gravedad intrínseca comparable a Delta. Escape adicional mínimo de las vacunas actuales y la inmunidad inducida por infecciones. Menos brotes estacionales/regionales debido a la disminución de la inmunidad y/o cambios antigénicos menores. Las vacunas existentes se utilizan anualmente para reforzar solo a los vulnerables. Los antivirales tienen un impacto significativo en la mortalidad y la morbilidad y siguen siendo efectivos. Los años con grandes olas de SARS-Cov-2 tienden a tener menos casos de influenza.
  • Escenario 2, la hipótesis de la mediana optimista. El aumento de la inmunidad general conduce a una menor gravedad efectiva. Las oleadas de infección son impulsadas por ciclos de disminución significativa de la inmunidad y/o la aparición de nuevas variantes tanto de Omicron como de otras líneas. El patrón general es una infección estacional anual con años buenos y años malos, estos últimos con alta transmisibilidad y severidad intrínseca similar a la de Delta. Las enfermedades graves y la mortalidad se limitan en gran medida a los vulnerables, los ancianos y aquellos sin inmunidad previa. Vacunas actualizadas periódicamente que se dan anualmente a los vulnerables ya todos los demás en años malos. Los cambios voluntarios en el comportamiento están muy extendidos durante las olas. Algunos países imponen equipos de protección personal en los años malos.
  • Escenario 3, la hipótesis de la mediana pesimista. La alta incidencia global sumada a la creciente inmunidad de la población impulsa la aparición impredecible de variantes durante muchos años, con una combinación de mayor evasión inmune y mayor transmisibilidad que Omicron, ocasionalmente más de una vez al año y/o con una gravedad intrínseca similar a la de Delta en los años trágicos. La inmunidad existente y las vacunas actualizadas continúan brindando una buena protección contra los resultados más graves. Si bien no son más graves, las repetidas oleadas de infección causan un malestar generalizado con impactos desproporcionados en algunos grupos, como los niños, en lo que respecta a la educación. Vacunación anual generalizada con vacunas actualizadas. La resistencia antiviral está muy extendida. Las ondas de Sars-Cov-2 no reducen la gripe estacional, pero se superponen, lo que genera cargas adicionales para la atención de la salud. Conductas protectoras voluntarias limitadas durante las olas. Algunos países imponen equipos de protección personal en los años más problemáticos.
  • Escenario 4, el peor de los casos. La alta incidencia global, la vacunación global incompleta y la circulación en reservorios animales conduce a la aparición repetida de nuevas variantes, incluso a través de eventos de recombinación (intercambio de material genético entre diferentes variantes que infectan la misma célula). No todas las variantes son igualmente alarmantes, pero algunas muestran un escape inmunológico significativo con respecto a la inmunidad de la vacuna y la infección previa. Los cambios impredecibles en la forma en que el virus causa la enfermedad alteran la tasa y el perfil de edad de la enfermedad grave y la mortalidad, con un mayor impacto a largo plazo después de la infección. Se requiere vacunación anual generalizada con vacunas actualizadas. Resistencia antiviral difusa. Intervenciones que modifican la interacción y el comportamiento están en gran parte ausentes y/o son una fuente de conflicto social. Se requiere un uso significativo de equipo de protección personal, especialmente cuando las nuevas variantes superan las actualizaciones de vacunas (y/o fallan las tecnologías de prueba).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.